El centro se construye en Cartagena y usará tecnología de punta. Al ser zona franca, potenciará un turismo de salud a la altura del mar. 

Cartagena, la ciudad turística de Colombia por excelencia, no ha explotado el potencial que tiene, por estar a la altura del mar, para la recuperación de enfermedades. Sin embargo, ahora ese será uno de los pluses del Centro Hospitalario Serena del Mar, que se construye como parte de un megacomplejo habitacional en las afueras de La Heroica.

(Lea: Serena del Mar se alista para estrenar universidad y hospital)

El foco estará puesto en la exportación de servicios médicos y en captar pacientes de toda Suramérica, pero también atenderá a personas locales, incluso de los regímenes contributivo y subsidiado, con lo cual ayuda a resolver un faltante actual de casi 2.500 camas hospitalarias.

La base para ello será contar con tecnología de punta para competir a nivel internacional, según Roberto Esguerra, director del centro asistencial que acaba de celebrar una alianza con GE Healthcare, la filial de salud de la multinacional General Electric, para atender las necesidades en áreas de imágenes diagnósticas, en todas las unidades de cuidado intensivo, cuidado neonatal, y salas de cirugía, entre otras áreas.

El paquete de cooperación incluye, fuera de los equipos, softwares digitales para ayudar a la productividad de la institución y la gestión de pacientes.

Otro componente es la capacitación del personal en el manejo de novedades que se vayan dando, explicó Ana Claudia Álvarez, country manager de Colombia en GE Healthcare Latinoamérica.

Una ventaja es que está constituida como zona franca de salud y por eso goza de facilidades arancelarias en ese campo. Como complemento, la clínica hereda el good will de la Fundación Santa Fe de Bogotá, que la operará. “Esto garantiza contar con la tecnología, las herramientas y los mayores estándares para ponernos al nivel de los mejores a nivel global”, afirmó Esguerra.

El hospital contará con 400 camas, de las cuales 150 serán habilitadas al finalizar el primer semestre del 2018.

El plan, de acuerdo con Esguerra, es culminar las obras físicas hacia abril próximo y emprender una operación de prueba por dos meses, para abrir al público a mitad del 2018.

De hecho, de manera simultánea, ya comenzó el proceso de selección y capacitación del personal.

La inversión en el complejo asistencial supera los 100 millones de dólares.

Fuente:  Portafolio.co