Últimas Noticias

Sorpresiva baja del desempleo es un impulso para Trump

Sorpresiva baja del desempleo es un impulso para Trump

Se esperaba para mayo una cifra alrededor del 20 por ciento, pero cerró con un esperanzador 13,3.


Bogotá, 08 de junio de 2020 (El Tiempo).- 
Sin ser aún la panacea, gran sorpresa se llevaron los economistas este viernes luego que EE. UU. registrara un inesperado descenso en su tasa de desempleo pese a los embates del coronavirus.

La tasa, de acuerdo al departamento del trabajo, bajó del 14.7 por ciento registrada en abril a un 13.3 por ciento en mayo luego de que la economía añadiera 2.5 millones de nuevos trabajos.

El cálculo de los expertos era que en mayo el desempleo continuaría creciendo hasta alcanzar una cifra del 20 por ciento, la peor desde la Gran Depresión de los años 30.

El giro indica que la reapertura parcial de una gran mayoría de estados a lo largo del mes pasado ha comenzado a dar resultados y que quizá las perspectivas económicas a largo y mediano plazo no son tan nefastas.

Aún así, el camino de la recuperación es largo. Antes de que la pandemia provocara el confinamiento obligatorio de millones y el cierre de un importante sector de la economía, el desempleo en EE. UU. se encontraba cerca al 3.5 por ciento.

«La idea de que cayera el desempleo y se crearan nuevos empleos era algo que nadie, ni siquiera en la administración de Donald Trump, se estaba esperando. Pero el 13.3 por ciento es más alto que en cualquier otro momento de la Gran Recesión (del 2008). E implica que hay millones aún sin trabajo. Se requieren muchos meses consecutivos de este tipo de crecimiento para volver a los niveles en los que estábamos«, decía Jay Shambaugh, economista del Brookings Institution.

Más de la mitad de los nuevos empleos (1.4 millones) surgieron en el sector de restaurantes, servicios de comida. Hotelería y turismo, construcción y la industria de la salud también presentaron alzas en el mercado laboral.

Gran parte del repunte se debe al Paycheck Protection Program, PPP (Programa para la Protección del Sueldo) que financió el Congreso e implementó la administración de Donald Trump. El programa prestó dinero a las pequeñas empresas y perdonó la deuda siempre y cuando los fondos se dedicaran a recontratar empleados o pagarles sueldos a los ya existentes. Junio, en ese sentido, también puede ser un buen mes pues los fondos aún no se han agotado y deben alcanzar hasta mediados de julio.

El inicio de la recuperación económica era algo que se daba por descontado dada la gran infusión de recursos que aprobó el legislativo y la reactivación de los negocios con el relajamiento de las medidas de distanciamiento social. La novedad fue que sucediera tan rápido.

Trump, tras conocer las estadísticas, declaró «victoria», dijo que era un día histórico y que desde el comienzo sus decisiones habían sido todas perfectas.

El coronavirus le ha cobrado la vida a 108.000 personas en EE. UU. y aún hay más de 20 millones de desempleados en el país.

Más de tres millones de personas pidieron ayudas por desempleo en ...

Pero la noticia le llegó al presidente en buen momento. Las encuestas más recientes dicen que el vicepresidente Joe Biden, su más probable rival en las elecciones, le saca ya 10 puntos. Y en otro sondeo de la ABC-Ipsos solo un 32 por ciento aprueba el manejo que le ha dado a las protestas que estallaron en todo el país tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis a manos de un policía blanco.

El futuro, en todo caso sigue turbio. Desde más de una semana (25 de mayo) los infectados por coronavirus han comenzado a subir nuevamente: de 17.000 promedio una semana antes a 21.000 en promedio en estos últimos cinco días.

Los expertos han advertido, a su vez, que las multitudinarias protestas y la ausencia de distanciamiento social en ellas, podrían desatar un nuevo pico de la enfermedad. A lo que podrían añadirse nuevos contagios producto de la reapertura.

En términos de la economía, la situación está aún lejos de volver a la normalidad. Mucho de lo que se consiguió en mayo se debe también al dinero en efectivo que se le envió a los estadounidenses (1.200 dólares por persona). Pero el Congreso no ha aprobado más fondos y no se espera que lo hagan. Adicionalmente, tanto los impuestos como el pago de la renta fueron congelados por algunos meses pero tendrán que ser pagados en los próximos días.

De acuerdo con la Oficina para el presupuesto del Congreso el coronavirus le costará al país al menos 8 billones de dólares y la economía tardará al menos una década en recuperarse manteniendo niveles de desempleo superiores al 10 por ciento por lo menos hasta el 2021.

Y mucho dependerá del curso del coronavirus en estos meses. Si como predicen los expertos hay una segunda oleada en el otoño y el invierno, y esta provoca nuevos cierres y cuarentenas, los cálculos podrían alterarse nuevamente.