Últimas Noticias

Joe Biden visita Tulsa, 100 años después de la masacre

El gobierno de Biden anunció medidas de ayuda económica para los afroestadounidenses de esta zona.

En Tulsa, una ciudad estadounidense que fue asolada por una masacre racialen 1921, Joe Biden fue recibido con expectación por parte de los afroestadounidenses, que ansían que su petición de una reparación económica sea escuchada.

En Tulsa, una ciudad estadounidense que fue asolada por una masacre racialen 1921, Joe Biden fue recibido con expectación por parte de los afroestadounidenses, que ansían que su petición de una reparación económica sea escuchada.

El presidente demócrata, que goza de un amplio apoyo entre la población afro, participó el martes en la conmemoración del centenario de uno de los peores episodios de violencia racista en la historia de Estados Unidos.

Kristi Williams, activista y descendiente de víctimas, quiere que Biden “haga justicia”. “Hace cien años, paralizaron nuestras viviendas, nuestro desarrollo económico, se nos quitó la tierra”. Hoy, el país “tiene la oportunidad de corregir ese error”, dice.

El 31 de mayo de 1921, un joven afroestadounidense fue detenido tras ser acusado de agredir a una mujer blanca. Un grupo de hombres de su comunidad salió a defenderlo, enfrentándose a cientos de manifestantes blancos. En un ambiente tenso, se produjeron disparos y los afroestadounidenses huyeron a su barrio de Greenwood.

Al día siguiente, al amanecer, los blancos saquearon e incendiaron negocios y casas en lo que entonces se conocía como “Black Wall Street”, un ejemplo de éxito económico. Al igual que las pérdidas económicas, el número de víctimas es difícil de calcular, pero los historiadores estiman que hasta 300 afroestadounidenses perdieron la vida y casi 10.000 se quedaron sin hogar, sin que se condenara a ningún funcionario blanco.

La policía, que no intentó impedir la matanza, incluso armó a algunos de los alborotadores, según el informe de una comisión de investigación.

El lunes, Biden dijo que el gobierno de Estados Unidos debe “reconocer el papel que desempeñó en la sustracción de riqueza y oportunidades a los barrios afro“, incluido Greenwood. En Tulsa, esto es sólo el principio. Los residentes esperan más de un presidente que se ha declarado cautelosamente a favor de abordar la cuestión.

Tulsa

Las heridas siguen abiertas un siglo después

En la histórica visita de Joe Biden, el presidente aseguró que llegó hasta allí para “romper el silencio” y prometer cerrar la gran brecha racial que aún existe en el país.

La masacre de 1921, en la que un barrio afro acomodado fue arrasado por hombres blancos, ha sido “durante demasiado tiempo olvidada en nuestra historia. Tan pronto como ocurrió, hubo un claro esfuerzo por borrarlo de nuestra memoria”, dijo el presidente demócrata. “A partir de ahora, su destino será conocido por todos”, agregó Biden, sin llegar a prometer medidas concretas de reparación económica a los numerosos descendientes de víctimas que acudieron a escucharlo.

El martes, Biden se convirtió en el primer presidente en conmemorar personalmente en Tulsa una de las páginas más oscuras de la historia estadounidense, en presencia de tres supervivientes centenarios.

El martes, el gobierno de Biden anunció medidas de ayuda económica para los afroamericanos, que pretenden facilitarles la adquisición de sus propias viviendas o la creación de sus propios negocios.Las víctimas

Las victimas

El lunes, el alcalde de Tulsa se disculpó formalmente por “la incapacidad de la ciudad para proteger” a la comunidad en 1921. “Las víctimas -hombres, mujeres, niños pequeños- merecían algo mejor de su ciudad”, dijo G.T. Bynum en un comunicado.

Los efectos de la destrucción se siguen sintiendo hoy en esta ciudad de Oklahoma, un estado sureño esclavista y bastión del Ku Klux Klan. Las desigualdades entre el norte de Tulsa, predominantemente afro, y el sur, mayoritariamente blanco, son muy marcadas.

“Cuando los turistas visitan Tulsa, no pueden creer cuanta segregación sigue existiendo o el racismo que se manifiesta”, afirma Michelle Brown, responsable de los programas educativos del centro cultural local. “No ha cambiado, seguimos segregados”, dice Billie Parker, una mujer afro de 50 años que creció en Tulsa.

Dice que la comunidad afro sigue estando en desventaja en comparación con los ciudadanos blancos de la ciudad. Las reparaciones, según ella, podrían ayudar a Greenwood a mejorar sus escuelas. Muchos vecinos dicen que es hora de que el estado ayude al barrio a recuperar su prosperidad, que se perdió en las llamas de 1921.

“Aquí sólo había hierba, pero había inversión, había riqueza, había vida”, recuerda la demócrata de Texas Sheila Jackson Lee, defensora de las reparaciones. El 19 de abril, algunos de los últimos supervivientes centenarios viajaron a Washington para declarar ante el Congreso y pedir que el país reconozca su sufrimiento.

Ya en 2001, una comisión recomendó que los residentes de Greenwood recibieran una indemnización. Hasta ahora, estas llamadas han sido en vano.

Más allá de las compensaciones económicas, los habitantes cuentan con la visita de Joe Biden y las conmemoraciones vinculadas al centenario de la masacre para dar a conocer esta tragedia, que ha sido durante mucho tiempo un tabú.

Para LaShaundra Haughton, de 51 años, bisnieta de los supervivientes de la masacre, “es hora de sanar, es hora de decir la verdad, es hora de sacar todo a la luz”. El deseo de transparencia sobre el oscuro pasado de la ciudad se ha puesto de manifiesto recientemente con las excavaciones realizadas para encontrar las fosas comunes donde se enterraron las numerosas víctimas afro