Comunicados

AVANZAR CON DETERMINACIÓN SIN PARALIZAR EL PROGRESO: AMCHAM COLOMBIA

La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, hace un llamado para que en las conversaciones participen todos los sectores que se vean afectados por las propuestas para que las soluciones sean de largo plazo. Los empresarios tienen que se protagonistas.

Bogotá, 3 de diciembre de 2019 (AmCham Colombia).

 La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, reitera su respaldo al proceso de conversación nacional que ha iniciado el Gobierno con distintos sectores de la sociedad y con miras a encontrar soluciones concretas a los principales problemas sociales y económicos del país.

Reconociendo que el país afronta grandes desafíos en temas que van desde la educación, protección del medio ambiente, salud, transporte digno, fracking, derechos humanos y consolidación de la paz, entre otros, es importante tener claridad sobre cuáles son los aspectos viables y que busquen el beneficio de la mayoría para manejar las expectativas y disminuir la frustración de lo que tendrá solución a corto plazo y establecer el plan de acción a mediano y largo plazo.

AmCham Colombia resalta la importancia que tiene el tejido empresarial en la generación de desarrollo, por lo que tenemos que propiciar que su actividad se traduzca en más empleos y bienestar para los colombianos. Las conversaciones deberían tener como principio la ratificación de una economía social de mercado basado en la libertad de empresa y competencia; y como objetivo, un crecimiento económico justo y equitativo para todos, una política de desarrollo sostenible, con empleos formales y duraderos.

Las propuestas, leyes o políticas con matices populistas podrán ayudar a resolver el clamor del momento, pero no responden al reto mayor de largo plazo al cual debemos apuntar como sociedad.

Un diálogo fluido, con humildad y metas claras, permitirá enviar señales de tranquilidad a la comunidad inversionista internacional que, ante la sensación de estancamiento, podrá suspender los procesos de inversión, golpeando la economía en el futuro cercano y mermando así la posibilidad de fortalecer empresas y crear nuevos empleos.

El derecho a la protesta se respeta, pero es paradójico que quienes desean dialogar directamente con el Gobierno no permitan que otros sectores afectados por sus propuestas hagan parte de la conversación.  Sin la participación de todos los sectores, cualquier solución a la que se llegue será un paño de agua tibia.

Invitamos a que los canales de comunicación se mantengan abiertos y a que en el proceso de conversación no se frene a un país que lucha todos los días por avanzar. Paralelo al diálogo deben seguir en curso iniciativas como el proyecto de Ley de Crecimiento Económico, fundamental para enviar señal de estabilidad jurídica a los empresarios que han apostado por Colombia.